Hojuelas de Carnaval

Para muchas familias, ya se han convertido en un postre indispensable en toda sobremesa de Carnavales. Aunque son típicas en estas fechas, nosotros las hacemos todo el año, pues a los clientes les encantan, ¡y no es de extrañar! Aquí te contamos el origen de esta receta tan fina y deliciosa.

Hojuelas de Bollería Helio

Las hojuelas, también conocidas como “orejas de Carnaval”, y como “orellas de entroido”, son un postre típico del norte de la península, con origen entre Galicia y León. Su curiosa forma les da una curiosa explicación, que está relacionada con la tradición de la Cuaresma.

La tradición dice que las hojuelas u orejas tienen esta forma por su similitud con las orejas del cerdo, y ya que el Carnaval se celebra justo antes de la cuaresma, a modo de «despedida» o último exceso antes del sacrificio del ayuno, se le sumaba un pequeño «truco»: la manera de poder quitar el hambre con algo que simulara una ración de oreja de cerdo era comiendo un buen plato de «orejas», que simulaban la carne, pero en realidad eran perfectamente comestibles incluso en Cuaresma.

Las hojuelas están hechas de harina y manteca de cerdo ibérico. Además, en muchos lugares se añaden otros ingredientes para dar un sabor diferente a la receta (limón, huevos, anís, etc). Pero en nuestro caso, apostamos por los dos ingredientes principales a los que añadimos un poco de vino blanco. El secreto de su preparación es saber tratar la masa: nosotros nos preocupamos de que sea muy fina para que no resulte un postre pesado sino algo ligero que poder comer a cualquier hora.

No podemos olvidarnos de mencionar los florones (o “flores de Carnaval”), que tienen un sabor muy parecido a las hojuelas, pero con una forma más divertida. Además, su origen es castellano y tienen mucho protagonismo en toda Castilla y León, pero sobre todo en Segovia.

Florones de Bollería Helio

Te animamos a probar las hojuelas y los florones de Carnaval sobre todo en estas fechas, pero también durante el resto del año porque, ya que son un postre tan delicioso, ¿por qué comerlo solo unos días?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.