Nuestra versión de las rosquillas de San Isidro

Las rosquillas de San Isidro y las de Santa Clara son una clase de dulce típico de la fiesta de San Isidro, celebrada el 15 de mayo.
San Isidro Labrador es el Santo Patrón de la ciudad de Madrid, pero también es el Santo de los labradores. Y aunque su origen esté en la capital, estas rosquillas son conocidas en muchas más ciudades y pueblos españoles. Durante todo el mes de mayo son muy consumidas. También hay gente que les llama rosquillas tontas y listas, sobre todo en Madrid.

La historia

Su historia es un poco confusa, pero la mayoría afirma que surgieron con la “Tía Javiera”, una famosa vendedora madrileña, afamada por sus rosquillas. Lo que aún no está claro es si la Tía Javiera procedía de Fuenlabrada o de Villarejo de Salvanés. Y hablando de su historia, tenemos que mencionar a Ángel Lizcano, el artista que en el año 1890 pintó un lienzo que representa una escena de las Romerías de San Isidro madrileñas, dando un gran protagonismo a dichos dulces: «Las rosquillas del santo”.

Hoy en día se comen en muchos más sitios de España. Nosotros las hacemos y vendemos en nuestra tienda de Cuéllar, y aunque no lleguemos a la fama de la Tía Javiera, a nuestros clientes también les encantan.

En primer lugar, encontramos las rosquillas de “Santa Clara”, a las cuales también llamamos rosquillas bañadas, porque lo que más les caracteriza es el baño de merengue que las hace tan crujientes. Hay quien afirma que comenzaron a elaborarse en el Monasterio de la Visitación, situado en el centro de Madrid, donde las monjas de dicho monasterio inventaron este tipo de rosquillas con una base de harina, azúcar, huevo y aceite.

Rosquillas bañadas de Bollería Helio

Y en segundo lugar, encontramos las rosquillas a las que nosotros conocemos como “sequillos”, que también están bañadas con merengue, pero en este caso son más pequeñas y el bañado es diferente.

Sequillos de Bollería Helio

En cualquier caso, sea cual sea tu favorita, las rosquillas de San Isidro y de Santa Clara son una delicia que, aunque antes fueran exclusividad de mayo, ahora mismo podemos disfrutar durante todo el año. ¡Puedes contactar con nosotros para no quedarte sin ellas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.